martes, 11 de abril de 2017

El Crédito

Antes de El Crédito

Una nueva obra que vamos a ver en el Teatro Maravillas, El Crédito, reestreno en el que cambian actores y director.
En esta nueva versión vamos a ver actuar a Antonio Pagudo (al que le podemos ver en La Que Se Avecina) y Vicente Romero (al que ya vimos en obras como Losers), en la dirección, un habitual en la cartelera madrileña, Gabriel Olivares (Burundanga, La Madre que me Parió, El Secuestro, El Nombre).
En el cartel llueve dinero, ¿lloverán también las risas y los aplausos? Siempre llevo sombrero por si acaso.


Después de El Crédito

Primera versión.

Necesitas dinero. No ganas suficiente, tu cuñado no te presta ni un duro y tus padres ya no te dan la paga.
Solo te queda esa opción. Ésa. Con los señores trajeados, los bolígrafos atados antirobos y el papeleo indescifrable.
Y uno de esos papeles es el que te deniega el crédito. Y un encorbatado te lo da sin pestañear ni tener la más mínima empatía. Igual es hora de tomárselo un poco personal y favorecer y acelerar un poco el procedimiento para que el dinero pueda moverse y conocer mundo.


Segunda versión.

Viene un cliente a la empresa en la que trabajas y te pide algo que por protocolo interno te es imposible de conceder.
Ah, un pequeño detalle, es usted (ahora yo me acojono y ya no le tuteo) trabajador de banca, y pese a ello duerme aceptablemente bien. Pero ese cliente viene dispuesto a joderle el sueño por 3.000 cochinos euros. Maldita sea, y parece que tiene un plan meticuloso, elaborado y dentro de la legalidad para conseguirlos.

Y ahora, la mejor versión.

Pillas entradas para ver una obra de teatro que te apetece. Te acomodas en la butaca, te expandes por todo el asiento teniendo cuidado para evitar el contacto físico con los otros espectadores y miras hacia el escenario mientras esperas que levante el telón. Apuestas a que te va a molar.

Empieza cuando una persona pide un crédito y no se lo conceden. Algo tan natural en nuestra sociedad como esto puede dar lugar a una obra de teatro para partirse de risa. De cómo una persona puede arruinarte la vida si no la ayudas previamente. O quizá haya sido el karma, aunque mejor no lo culpes por lo que te pasa por empleado de banca.

Desde tu butaca lo ves todo, juzgas, te ríes y sobre todo, disfrutas con las actuaciones maravillosas de los dos genios de la interpretación. Has hecho bien tu envite, sabías que te iba a gustar y relames esos momentos de risas explosivas.


Todos somos malvados


Antes de El pintor de batallas

Sólo hace falta darse una vuelta por twitter para ver que Pérez-Reverte no deja indiferente a nadie. O maestro de las letras o creador de bestsellers. O valiente o machirulo. O defensor de Occidente o racista. Hoy toca enfrentarse a El pintor de batallas, la primera adaptación al teatro que permite y de su novela más autobiográfica para más inri.

Después de El pintor de batallas

Todos tenemos nuestros fantasmas, esos pensamientos recurrentes que vuelven desde el pasado para decirnos que nos equivocamos, que fuimos unos crétinos o que, simple y llanamente, somos bastante más hijos de puta de lo que nos gustaría reconocer. Y hoy nos encontramos con la historia de un fantasma, ese Faulques recluido en una torre, al que se le aparece uno de estos fantasmas del pasado con el aspecto de un exsoldado croata llamado Markovic. Esta confrontación nos pasea por las miserias humanas, se van desgranando momentos del pasado en los que ambos personajes pudieron convertirse en el heroe de la narración pero el miedo, el egoismo o el simple anhelo de supervivencia los hicieron mantenerse como meros espectadores de la realidad que les ha tocado vivir.

Es dificil no preguntarse cuantos fantasmas han visitado a Pérez-Reverte para necesitar transmutarse en Faulques sin ningún disimulo. Cuantas noches habrá llegado un visitante inesperado a robarle su paz, o su guerra. Esas guerras que vivió y fue almacenando en el rincón más oscuro de su mente a la vez que se iba convertiendo en un novelista casi tan respetado como leído.

No está de más que vean la obra despistados que no sepan el motivo por el cual la madre de Bambi tuvo que morir, no conozcan el significado de eso que en los telediarios llaman los mercados o se sorprendan de que los pies de Trump descansan sobre la mesa del despacho oval.

No lo olvide, querido lector, todos somos malvados.

miércoles, 5 de abril de 2017

Ghost in the Shell

Antes de Ghost in the Shell





Mi adolescencia otaku dio pasó a mi adultez cinéfila sin haber visto uno de los animes más valorados y en el que se basa esta película. 
Queria verla antes de ver el remake americano, pero tras horas jugando al Hearthstone y al Zombies vs Plants, haciendo diversas labores del hogar, teniendo que estar en el curro y demás pérdidas absurdas de tiempo, estoy sentada en la butaca del cine, preperándome para ver cómo le sienta el traje a la Johansson sin ninguna objeción por experiencia propia que diga que el anime es mejor que el remake.



Después de Ghost in the Shell


Espectáculo. No se me ocurre ninguna palabra más. Ghost in the Shell es pura espectacularidad, y lo he gozado una barbaridad.
Sin haberlo visto, se nota la influencia de la original en la estética, localización y dinámica de la historia. El uso del CGI está muy conseguido y es un plus más a añadir para los fanáticos de la ciencia ficción.

Además para los fans y los nuevos conversos como la que escribe, se puede disfrutar visualmente de cómo le queda el body a la Johansson (todo siempre bajo un punto de vista estético y para nada relacionado con la temida palabra 'patriarcado').
She's the woman, pero no antes que usted, Miss Huppert.


martes, 28 de marzo de 2017

Redención

Antes de Redención




Redención:
 
Del lat. redemptio, -ōnis. 
 1. f. Acción y efecto de redimir.
 2. f. por antonom. redención que Jesucristo hizo del género humano por medio de su pasión y    muerte.
 3. f. Remedio, recurso, refugio.

Southpaw, o Redención para los cines españoles, es una película que nos llega dos años de retraso, con una temática (el boxeo) no habitual en el cine pero que ha dejado grandes títulos para la posteridad como The Fighter o Million Dollar Baby.

Lo admito, me gusta el boxeo, no tanto como para practicarlo pero sí entraría en mi top de deportes para ver. Por delante incluso del voley playa.


Después de Redención 



 Decir que Jake Gyllenhaal es uno de los mejores actores de nuestro tiempo no es decir ninguna novedad. Esta película es otra pequeña gran muestra de ello.

Sin él, se perderían todos esos momentos de emoción fuera y dentro del ring, esa empatía y sensibilidad del espectador con el protagonista. Nos quedarían esos momentos tópicos y predecibles de la película que ya hemos visto en otras, pero no veríamos a un Gyllenhaal roto de dolor, de furia, capaz de producirnos incluso miedo.
No seríamos capaces de disfrutar tanto de la vida de un boxeador.
No estaríamos tan cómodos en la butaca del cine disfrutando de su actuación.

Todos esos momentos se perderían... como lágrimas en la lluvia.

martes, 21 de marzo de 2017

Manicomio. Circo de los Horrores

Antes de Manicomio. Circo de los Horrores

Igual voy un poco recargada. IGUAL.

Pero no puedo evitar saborear sentirme parte del atrezzo. Si en el Cabaret Maldito disfruté dos veces como una enana, en este espectáculo de la misma compañía no puede ser menos. Sé que no me vas a decepcionar, Manicomio, confío en ti más que en ninguna otra obra en cartel.


Después de Manicomio. Circo de los Horrores

Y seguimos con más fetichismo... 
 
¿A quién quieres más, a papá o a mamá? ¿Qué te ha gustado más, el Cabaret Maldito o Manicomio?

Nuestro maestro de ceremonias es Suso Silva, el director y creador del mundo del Circo de los Horrores, que nos lleva con humor, y con una genial improvisación dentro de este peculiar mundo alocado. Un espectáculo que tiene varios shows dentro de él, que me hizo gritar y dejarme con la boca abierta, donde además de haber diferentes artistas que en el Cabaret Maldito, siguen otros que reconocerás si viste éste, además de haber mejorado para dejarte el culo torcido.

Y la gran pregunta es ¿es un espectáculo para niños?
 También depende de lo que te preocupe la forma de educar a tus hijos. ¿Se van a traumatizar por un poco de lenguaje soez, vestimenta sugerente y sexualización de todo? Pues existiendo la televisión e internet, que son portales abiertos para eso y más, no creo.
Pero mejor que se lo pregunten a los niños que estuvieron compartiendo grada conmigo.

El Manicomio es la locura más sana que puedes hacer en tu vida, una sobredosis de entretenimiento brutal en el hastío de tu existencia. Una inyección de Rock n' roll suministrado por unos maestros circenses impresionantes.

¿Lo recomiendo? Sin duda, porque en este singular Manicomio, 'no están todos los que son, ni están todos los que son'.
Únete.



miércoles, 15 de marzo de 2017

Zona Hostil

Antes de Zona Hostil





Más cine bélico, con la peculiaridad que ésta va con firma española. ¿Estaremos a la altura de las superproducciones de Hollywood?



Después de Zona Hostil






No voy a evaluar a esta película como homenaje a las vidas perdidas en la guerra de Afganistán. Le dejo esa labor patriótica a Pérez-Reverte.

No voy a ponerme a enumerar los errores sanitarios. Como parte de ese colectivo, padezco de esa incapacidad para disfrutar del cine si le falta rigor sanitario. No sé a qué se referían con 'estar cianótico' pero si pensaban que era 'ensangrentado' ya les digo yo que no.

No he venido a hablar sobre la banda sonora, me ha puesto demasiado nerviosa por la superficialidad de su uso.

Que otro comente las interpretaciones televisivas o en forma de sketch que tienen en general los actores en esta película.

Yo me quedo con lo visualmente hipnótico que ha sido, vengo a hablar de la calidad de la fotografía, el polvo y la suciedad tan bonita que envuelve a la cinta, la belleza de las imágenes en movimiento.
Porque hay veces que uno se tiene que quedar con lo bueno, ¿no?


martes, 7 de marzo de 2017

Land of Mine (Bajo la Arena)

Antes de Land of Mine


La guerra y sus películas. No son entretenidas de por sí si no que buscan conmover o concienciar sobre lo peligroso que puede llegar el ser humano.
Esta vez me encuentro ante una peli danesa nominada al oscar a mejor película de habla no inglesa que finalmente El Viajante se llevó.




Después de Land of Mine


 Hoy, en 'Películas que nos recuerdan a canciones y viceversa'


Y hecha la tontería del artículo, paso a hablar un poco en serio.

¿Qué queda después de la guerra? La siguiente guerra.

Descubriendo una postguerra desconocida para el público, sin mostrarnos la crueldad habitual que nos muestra el cine sobre los nazis, Land of Mine nos enseña la dualidad de la guerra, el 'ojo por ojo' intrínseco del ser humano, la mentira sesgar a un grupo de bueno y al otro de malo. Como los libros de historia y los profesores pesados intentan recalcar en nuestra mente, en la guerra no hay vencedores, solo vencidos.
Con una fotografía, interpretaciones y guión impecables, Land of Mine me ha sorprendido gratamente, una originalidad en un planteamiento bélico que es de agradecer.

domingo, 5 de marzo de 2017

La Verdad de los Domingos

Antes de La Verdad de los Domingos


Lo tengo que reconocer, el Teatro Galileo es uno de mis preferidos, creo recordar que no he visto ninguna obra que no, me haya entusiasmado como poco y fue donde conocí Eterno Creón, la mejor obra que he visto y de la que hicimos una reseña en su día (publicidad inside).
Y no sé la verdad de los domingos, pero la de los sábados es que quiero pasar un buen rato.
 Vamos dentro de la verdad.

Después de La Verdad de los Domingos



Si el sábado fue la esperanza por ver un buen espectáculo, el domingo es la resaca de la explosión de mentiras en las que nos movemos, una reflexión entre risa y risa sobre nuestras vidas y las falsedades en las que crecen.
Es esa revelación en forma de monólogo genialmente interpretado por Iñigo Asiain del porqué mentimos de forma habitual, de la mentira social y la personal, que consigue trasladar el protagonista de la obra hacia nosotros mismos, un ejercicio de introspección que nos advierte sobre una constante en el ser humano.

'-¿Por qué miente usted?
-Yo no miento.
-Primera mentira de la noche.'

Además de romper la cuarta pared con elegancia y gracia a la hora de interpretar a Héctor Sinisterra, nuestro maestro de ceremonias en el circo de la vida, sabe improvisar con rapidez, habilidad y lucidez, Iñigo Asiain es capaz de hacernos pensar (que ya de por sí es un gran logro) sobre nuestro modo de llevar las relaciones sociales.

La verdad de la obra es mentira. Héctor Sinisterra no existe y su vida está determinada por la mano sádica de un escritor titiritero, interpretado un actor prodigioso, pero ¿acaso no es ésta otra mentira más que nos hace sentirnos bien en nuestra vida?
Es la magia de la mentira. El prodigio del teatro.
Eso es La Verdad de los Domingos.

lunes, 27 de febrero de 2017

Brodas Bros

Antes de Brodas Bros




Espectáculo de baile y música en el Teatro de la Luz Philips de la Gran Vía. 
La música afecta al cerebro al  igual que el sexo, las drogas o el alcohol, así que vamos a dejar la respiración se altere, el ritmo cardíaco aumente, las pupilas se dilaten y las endorfinas se disparen con movimientos coordinados y con flow.


Después de Brodas Bros 



¿Habéis estado en festivales de música? Seguro que cuando hayáis ido, ha habido uno o dos grupos que no conocéis/ habéis escuchado demasiado, os acercáis por curiosidad hasta que empiece el siguiente grupo que os mola y veis el fanatismo alrededor vuestra. 
Al igual que cuando fui a ver cierto espectáculo de flamenco de cuyo nombre no quiero acordarme (fui por probar, yo qué sé) no me gustó nada, en este show de los Brodas Bros me he sentido rara, incómoda, desubicada. 

Los Brodas Bros derrochan energía, bailan muy bien y se nota que se lo pasan bien en el escenario, ¿entonces, por qué no me llega? ¿Por qué el resto del público es receptivo y yo no? ¿Por qué los gags de humor me hacen mirar a los lados y preguntarme de qué se ríe toda esta gente? ¿Por qué dicen que les gusta la improvisación cuando los bailes están absolutamente coreografiados? ¿Por qué he sufrido un gatillazo cuando tenía unas condiciones tan favorables?
Todo el mundo no va a estar equivocado menos yo, eso sería egocéntrico, pedante e irreal, la respuesta, que podría simplificarla y decir que 'porque te tocas por las noches' es mucho más simple:  'los gustos son como los culos, cada uno tiene el suyo'.


viernes, 24 de febrero de 2017

Ira

Ira


Con una pregunta como subtítulo tan contundente y abierto a la polémica como '¿Matarías al asesino de tu hijo?' es imposible no sentir curiosidad.
 ¿Y tú? ¿Qué harías? Yo de pronto, ver esta película.


Después de Ira

 Las reglas las tienes en el Código Penal.


Vamos a jugar a un juego que ya conocemos, y que nos viene impuesto desde que Caín mató a Abel. Un juego que pone a prueba nuestra capacidad de conocernos a nosotros mismos para saber hasta qué punto haríamos algo parecido a lo que muestra la película. Un juego de castigo. El juego de la justicia.

Rodada como un falso documental (aunque yo dudaba a veces de que fuera falso por la brillantez y originalidad en la dirección de la película), muestra las distintas formas de justicia que hay, de cómo trata las reglas impuestas por cada sociedad un mismo crimen, y de cómo si estas normas artificiales (lo que llamamos 'justicia') no funcionan, un hombre normal puede llegar a convertirse en un psicópata.

Ira es una dura crítica contra la justicia, pero también es un thriller asfixiante, 90 minutos de no poder apartar la mirada, una película en la que desarrollas tu empatía psicopática, una historia de expectación, sentimientos encontrados e interés que perdura más allá de sus títulos de crédito.

¿Podemos confiar en la justicia? Que cada cual saque sus propias conclusiones después de haber visto este peliculón, pero sin duda, la verdadera injusticia sería que esta película pasara desapercibida por el público.